placeholder

“Hacer tu despensa inteligente”

Posted on:

Cómo comprar inteligente en el supermercado y mejorar tu alimentación (basado en evidencia)

Es Típico: entras al supermercado con la misión de comprar solo lo más sano e indispensable… pero, sin saber cómo ni por qué, acabas en la caja, con el carrito de compra a tope, una cuenta kilométrica y la billetera vacía.

Lo peor viene después en casa, pues la batalla por comer mejor ya está perdida. Tienes al alcance de tu mano todos esos alimentos ”poco saludables” que compraste sin pensar y que no te ayudan a cuidar tu salud.

Sabías que los buenos hábitos empiezan mucho antes de llevar los alimentos a tu boca. Por eso, aquí encuentras las mejores estrategias prácticas para que logres comprar sano en el super (y de forma inteligente).

Compra lo necesario, no lo conveniente” -Ovidio

En estos días son pocas las personas con suerte que tienen una granja y un huerto para obtener sus alimentos directamente de la naturaleza.

La realidad de la mayoría es simplemente ir al supermercado más cercano, y comprar los alimentos de tanto en tanto.

El primer supermercado del mundo apareció en el año de 1916 1 Y desde entonces, ir a comprar nuestros alimentos en algún establecimiento, se ha vuelto sumamente común. Ya sabemos cómo funciona, es fácil, cómodo y accesible.

Estas acciones repetidas en conjunto: ir al supermercado, tomar el carrito y seleccionar nuestros alimentos, se ha convertido en un hábito 2

El problema es que aún NO hemos aprendido a comprar de forma inteligente.

Además, olvidamos que los hábitos de compra se relacionan directamente

con nuestra alimentación y salud.

Las batallas contra las “tentaciones” se ganan en el supermercado

Los hábitos alimenticios comienzan desde mucho antes de que lleves la comida a tu boca.

¿Por qué?

Porque una vez que compraste los alimentos poco saludables, tu alimentación será de la misma forma. Incluso las personas que tengan un autocontrol sobrehumano, caerán en la tentación.

Se vuelve mucho más difícil (e incluso imposible) decirle “no, gracias” a ese helado de chocolate cuando lo tienes esperando por ti en la nevera.

Todo esto pasa básicamente por “la Regla de las galletas de chocolate”, si aún no la conoces te la presento:  

Share:
X